Por dónde empezar

Con frecuencia, la persona responsable de organizar un evento corporativo para su empresa se siente abrumada por la cantidad de variables que debe contemplar. La planificación no es tarea sencilla. Más bien es sumamente compleja, y difícilmente es un objetivo que pueda plantearse una sola persona. Transporte, alojamiento, salas de reunión, dinámicas de trabajo específicas, entretenimiento, excursiones, equipamiento tecnológico, catering, seguros y una larga lista de requerimientos especiales… los ítems a considerar son verdaderamente extensos y particulares para cada caso. Lo invitamos a contactarnos.